El esguince de tobillo es la lesión más común dentro del baloncesto. Aunque muchas veces es imposible evitarlo; con estos sencillos consejos disminuimos las probabilidades de sufrir un esguince de tobillo:
🔹Aumentar la movilidad articular del tobillo en todos sus arcos de movimiento, con ejercicios de movilidad.
🔹Realizar una correcta musculación de la musculatura protectora del tobillo, siendo los músculos peroneos los más importantes y quienes combaten la inversión forzada del pie causante del esguince.
🔹Realizar un buen entrenamiento propioceptivo, que sirve para trabajar la fuerza reactiva y la coordinación, mejorando la capacidad refleja y de reacción del tobillo.
Los ejercicios propioceptivos pueden ser muy variados, pero los más sencillos para realizar en casa son los de equilibrio, colocándoos en apoyo monopodal (a la pata coja/ sobre un solo pie) sobre una superficie inestable e intentando mantener el equilibrio.